En un reciente artículo publicado el 10 de Febrero de 2020 en  Harvard Business Review, titulado ¿Does your team have an accountability problem?, Melissa Rafoni, reconocida experta en liderazgo y estrategia, abordó este común y complejo reto al interior de las compañías. 

En su opinión la mayoría de las veces, los líderes al abordar esta situación con sus equipos en vez de abrir espacios para focalizar la atención, inspirar y acortar la brecha lo que producen es el “desinfle” y la desmotivación. Así mismo, puntualiza que la falta de responsabilidad generalmente obedece a poca claridad de los roles y propósito, recursos limitados, una estrategia pobre o metas poco realistas.

En las compañías de hoy inmersas en una presión por innovar, generar espacios diversos y aprovechar el conocimiento sumado a la creatividad, no se recomienda que los colaboradores perciban temor al error, la sensación de ser amenazados por el cumplimiento o en contraste, recibir un mensaje de condescendencia. Sobretodo cuando en las culturas de innovación uno de los pilares es precisamente la gestión del constante cambio a través del agilismo que conlleva una alta dosis de autogestión.

En Executive Action hemos acompañado este proceso diseñando espacios seguros de aprendizaje, en los que tanto los líderes como  colaboradores exploran que tan claras son las expectativas mutuas, si cuentan con estructuras o metodologías ágiles que les permitan dar seguimiento a las iniciativas, si son frecuentes y efectivas las sesiones de co-creación de soluciones.

En nuestra experiencia, incentivar la auto observación en este proceso de todos los involucrados es de gran ayuda. Comprender los motivadores evita que caigan en supuestos que incrementan la frustración. Así como acompañarlos en la definición de planes de acción y entregables.

Solo si construimos espacios donde transformamos la culpa, los señalamientos y el temor al error en responsabilidad como valor incorporado, lograremos una cultura ágil y de innovación.